Cinco claves a tener en cuenta al tratar residuos patogénicos

Residuos Patogénicos son todos aquellos desechos o elementos materiales que puedan afectar directa o indirectamente a los seres vivos, o causar contaminación del suelo, del agua o de la atmósfera.

  • Pertenecer
  • 19.11.2015

Residuos Patogénicos son todos aquellos desechos o elementos materiales en estado sólido, semisólido, líquido o gaseoso que presumiblemente presenten o puedan generar infecciones, toxicidad o actividad biológica que puedan afectar directa o indirectamente a los seres vivos, o causar contaminación del suelo, del agua o de la atmósfera.

Entre los distintos tipos de residuos patológicos que tratamos podemos nombrar: jeringas, guantes usados, restos de sangre, fluidos humanos y de animales, restos de órganos, elementos corto-punzantes contaminados y todo aquel material que haya tenido contacto con microorganismos potencialmente patógenos.

Los residuos se originan en hospitales, clínicas de atención médica u odontológica, maternidades, laboratorios de análisis clínicos e investigaciones biológicas, clínicas veterinarias. En general, en todo centro de atención de salud humana y animal, de investigaciones biomédicas y en los que se utilicen animales vivos.

Al tratar residuos patogénicos debemos tener en cuenta las siguientes cinco claves:

1) UTILIZAR TECNOLOGÍA:

Las tecnologías utilizadas en la Argentina para el tratamiento de Residuos Patológicos son, entre otras: Térmicas (incineración, radioondas, microondas), Químicas (cloro y derivados, desinfectantes), radiación (rayos Gamma, UV, infrarrojos). A esos procesos se le adicionan procesos mecánicos para su mayor efectividad y también irreconocibilidad de los residuos una vez tratados o previo al tratamiento, como molienda, trituración, desmenuzado, compactación.

2)   SEPARAR LOS TIPOS DE RESIDUOS:

Los residuos patológicos deben segregarse en bolsas rojas, según la Resolución 349/94 MSyAS. Los corto-punzantes (en general agujas) deben disponerse en envases rígidos (para evitar su perforación) y luego en bolsas rojas. Las bolsas rojas deben ser transportadas y tratadas por Transportistas y Operadores habilitados.

3)   TRANSPORTE:

El transporte de residuos patogénicos y peligrosos debe realizarse en vehículos especiales y de uso exclusivo para éste tipo de actividades, de acuerdo a las especificaciones de la ley y sus reglamentaciones. Los conductores de vehículos y sus acompañantes habituales deberán estar capacitados sobre los riesgos y precauciones a tener en cuenta en el manipuleo y traslado de residuos patogénicos, como así también deberán contar con elementos de protección personal: ropa de trabajo, delantales, guantes, barbijos, botas o calzado impermeable, los que serán provistos diariamente en condiciones higiénicas.

4)   CERTIFICACIÓN:

Toda gestión de residuos debe realizarse con procedimientos idóneos y adecuados. El prestador debe estar inscripto en el Registro de Generadores, Transportistas y Operadores de Residuos Patogénicos y poseer el Certificado de Aptitud Ambiental que acredite, la aprobación del sistema de generación, transporte y tratamiento de residuos patogénicos. El Certificado de Gestión de Residuos Peligrosos es el instrumento que acredita, la aprobación de la gestión de los residuos peligrosos. Debe ser renovado cada dos años y es otorgado o denegado por la autoridad de aplicación mediante el acto administrativo pertinente.

5)   ELIMINACIÓN:

Los operadores deben entregar a los generadores un Certificado de Eliminación de su Condición Patógena en el que conste que se ha obtenido la adecuada inactivación microbiológica de los residuos luego de su tratamiento o Certificado de destrucción a los residuos peligrosos, además de la fecha y nombre del lugar al que fueron enviados para su disposición final.
Es común la tercerización de dichos servicios, ya que las empresas especializadas como Pertenecer posee las tecnología, equipamiento y personal especializado y capacitado para los tratamientos correspondientes.

Etiquetas